Cientos de venezolanos retenidos en aeropuerto de Cancún suplican por presencia de comisión de derechos humanos y de su embajada

La situación en la que se encuentran, en estos momentos, cerca de 300 venezolanos que desde el 18 hasta el 20 de enero llegaron al aeropuerto de Cancún, México, es cada vez más dramática y la mayoría de estos consideran que se les están violando todos sus derechos humanos, primeros al no permitirles su ingreso a ese país y segundo por las condiciones paupérrimas y de hacinamiento en que los mantienen encerrados sin haber cometido ninguna falta o delito.

Muchos de estos venezolanos se han comunicado con Noticia al Día de manera desesperada para plantear la situación en que se encuentran, pese a que en casi su totalidad, fueron despojados de sus teléfonos celulares.

Explicaron que todos entraron a esa región mexicana antes del 21 de enero, fecha prevista para exigirles un visado para su ingreso. “Los funcionarios de migración en el aeropuerto no tienen ningún fundamento para no permitirnos el ingreso y apelan a una inhumana discrecionalidad para deportarlos sin importarles las condiciones en que ellos se encuentran. No entendemos cual es el espíritu de solidaridad de ese gran pueblo mexicano que hoy, su gobierno nos maltrata. Por eso rogamos a la ONU que envíe una comisión de derechos humanos para que vea nuestras condiciones y estatus y a la embajada venezolana que actué para defender a sus coterráneos”, dijo indignado uno de los afectaos en esa terminal aérea.

Comentaron otros pasajeros retenidos, que en ese lugar se encuentran muchos niños y personas adultas que están padeciendo el mal trato de migración. “Lo que queremos es que se nos sellen nuestros pasaportes y nos permitan entrar a territorio Mexicano. Si algunos de los que están aquí tiene intenciones de tratar de entrar a USA eso es problema de los norteamericanos si los dejan entrar a su territorio, pero muchos vinimos de paseo y otros a visitar a parientes”, explicó un hombre retenido en ese aeropuerto.

Ayer en la noche la situación se tornó más dramáticas. Comentaron a través de las redes sociales que dos mujeres se habían desmayado y que la mayoría no se estaban alimentando como es debido. Además las condiciones sanitarias no son las más adecuadas por la escasez de agua en los baños.

También en una nota de voz enviada desde el lugar del encierro, se dejó escuchar voces que en coro gritaban sello y libertad, refiriéndose al sello que le deben poner al pasaporte para que puedan salir del aeropuerto y la libertad que sienten se les ha privado.