Esta es la aterradora especie de abeja que con un diente que le permite comer carne

Una especie de abeja tropical poco conocida ha desarrollado un diente extra para morder la carne y un intestino que se parece más al de los buitres que a otras abejas.

Normalmente, las abejas no comen carne. Sin embargo, una especie de abeja sin aguijón en los trópicos ha desarrollado la capacidad de hacerlo, presumiblemente debido a la intensa competencia por el néctar.

“Estas son las únicas abejas en el mundo que han evolucionado para utilizar fuentes de alimentos no producidas por plantas, lo que es un cambio bastante notable en los hábitos alimenticios”, explicó Doug Yanega, entomólogo de la Universidad de California en Riverside.

Las abejas melíferas, los abejorros y las abejas sin aguijón tienen tripas que están colonizadas por los mismos cinco microbios centrales. “A diferencia de los humanos, cuyas entrañas cambian con cada comida, la mayoría de las especies de abejas han retenido estas mismas bacterias durante aproximadamente 80 millones de años de evolución”, dijo Jessica Maccaro, estudiante de doctorado en entomología de la UCR.

Dado su cambio radical en la elección de alimentos, un equipo de científicos de la UCR se preguntó si las bacterias intestinales de las abejas buitres diferían de las de una abeja vegetariana típica. Encontraron que diferían de manera bastante dramática, según un estudio que el equipo publicó en la revista mBio de la Sociedad Estadounidense de Microbiólogos.

Para rastrear estos cambios, los investigadores fueron a Costa Rica, donde se sabe que residen estas abejas. Instalaron cebos: trozos frescos de pollo crudo suspendidos de las ramas y untados con vaselina para disuadir a las hormigas.

Los cebos atrajeron con éxito a las abejas buitre y especies relacionadas que se alimentan de forma oportunista de carne para obtener proteínas. Normalmente, las abejas sin aguijón tienen cestas en sus patas traseras para recolectar polen. Sin embargo, el equipo observó a las abejas que se alimentaban de carroña usando esas mismas estructuras para recolectar el cebo. “Tenían pequeñas cestas de pollo”, dijo Quinn McFrederick, entomóloga de la UCR.

A modo de comparación, el equipo también recolectó abejas sin aguijón que se alimentan tanto de carne como de flores, y algunas que solo se alimentan de polen. Al analizar los microbiomas de los tres tipos de abejas, encontraron los cambios más extremos entre los comederos exclusivos de carne.

Individuo de la familia Trigona de abejas sin aguijón, algunas de las cuales comen carne.

“El microbioma de la abeja buitre está enriquecido en bacterias amantes de los ácidos, que son bacterias nuevas que sus parientes no tienen”, dijo McFrederick.

“Estas bacterias son similares a las que se encuentran en los buitres reales, así como en las hienas y otros animales que se alimentan de carroña, presumiblemente para ayudar a protegerlos de los patógenos que aparecen en la carroña”, agregó.

Una de las bacterias presentes en las abejas buitres es Lactobacillus, que se encuentra en muchos alimentos fermentados de los humanos, como la masa madre. También se encontró que albergaban Carnobacterium, que está asociado con la digestión de la carne.

“Es una locura para mí que una abeja pueda comer cadáveres. Podríamos enfermarnos debido a que todos los microbios en la carne compiten entre sí y liberan toxinas que son muy malas para nosotros”, dijo Maccaro.

Los investigadores notaron que estas abejas son inusuales de varias maneras. “Aunque no pueden picar, no todos están indefensos y muchas especies son completamente desagradables”, dijo Yanega. “Varían desde especies que son genuinamente inocuas hasta muchas que pican, hasta unas pocas que producen secreciones que causan ampollas en sus mandíbulas, lo que hace que la piel estalle en llagas dolorosas”.

Además, aunque se alimentan de carne, su miel sigue siendo dulce y comestible. “Almacenan la carne en cámaras especiales que se sellan durante dos semanas antes de acceder a ella, y estas cámaras están separadas de donde se almacena la miel”, dijo Maccaro.

El equipo de investigación planea profundizar más en los microbiomas de las abejas buitre, con la esperanza de aprender sobre los genomas de todas las bacterias, así como sobre los hongos y virus en sus cuerpos.

En última instancia, esperan aprender más sobre el papel más importante que desempeñan los microbios en la salud general de las abejas.

“Las cosas raras del mundo son donde se pueden encontrar muchos descubrimientos interesantes”, dijo McFrederick. “Hay mucha información sobre los resultados de la selección natural”.