La dictadura venezolana suspendió su participación en el diálogo con la oposición por la extradición de Alex Saab a los EEUU

Jorge Rodríguez, jefe de la comitiva chavista en los diálogos con la oposición en México, anunció en conferencia de prensa que no asistirán a la ronda de negociaciones que debía comenzar mañana, 17 de octubre. Admitió que la decisión responde a la extradición de Alex Saab a los Estados Unidos, a quién la dictadura chavista pretendía incorporar en las conversaciones como miembro de su equipo.

“Venezuela defenderá con todos los recursos legales y diplomáticos disponibles a nuestro delegado Alex Saab, y llevará este caso ante todas las instancias multilaterales de derechos humanos”, declaró Rodríguez este sábado en un acto en Caracas. Y agregó: “En virtud de esta gravísima acción, nuestra delegación anuncia que suspende su participación en la mesa de negociación y diálogo. En consecuencia no asistiremos a la ronda de negociaciones como expresión de nuestra más profunda protesta frente a la brutal agresión contra la persona y la investidura de nuestro delegado Alex Saab Moran”.

El régimen de Venezuela calificó como “secuestro” la extradición del empresario colombiano, el testaferro de Nicolás Maduro que se encontraba detenido desde junio del año pasado en Cabo Verde.

“Venezuela denuncia el secuestro del diplomático venezolano Álex Saab, por parte del Gobierno de los Estados Unidos en complicidad con autoridades de Cabo Verde, quienes lo torturaron y mantuvieron prisionero arbitrariamente durante 491 días, sin orden de captura ni debido proceso”, señaló un comunicado oficial del chavismo.

El régimen acusó a Cabo Verde de violar las leyes y rechazó lo que consideró como una “grave violación de los derechos humanos” a Saab, quien, resaltó, está “investido como diplomático” y es representante de Venezuela “ante el mundo”. En ese sentido, indicó que esa acción afecta el desarrollo de sus negociaciones con la oposición en Méxicopues Saab fue designado como representante de la delegación oficialista en las conversaciones que comenzaron el 13 de agosto pasado.

“Como es de conocimiento público, Álex Saab es representante permanente de nuestro Gobierno en la mesa de diálogo que se desarrolla en México con las oposiciones venezolanas, gracias a la facilitación del Reino de Noruega y al acompañamiento de la Federación de Rusia y el Reino de Países Bajos, con lo cual este crimen atenta también contra el buen desarrollo de las negociaciones”, indicó el comunicado.

El régimen venezolano también responsabilizó a Cabo Verde y a Estados Unidos por la “vida y la integridad física” de Saab, y señaló quese reserva las acciones que tomará “en consecuencia”.

El empresario colombiano, quien es señalado de ser testaferro de Nicolás Maduro, fue detenido en Cabo Verde el 12 de junio de 2020 y era reclamado por Estados Unidos por supuesto blanqueo de dinero.

Según revelaron fuentes del Gobierno caboverdiano a EFE, el Tribunal Constitucional de Cabo Verde, que consideró constitucional la extradición del colombiano el pasado 7 de septiembre, hizo llegar el jueves, 14 de octubre, a la Fiscalía General la orden judicial definitiva para que la extradición se hiciera efectiva.

Tras la detención de Saab en junio del año pasado, Venezuela aseguró que el empresario es un ciudadano venezolano y un “agente” del Gobierno que se hallaba “en tránsito” en Cabo Verde, por lo que sus abogados han sostenido que “tenía derecho a la inviolabilidad personal como enviado especial de Venezuela”.

El nombre del empresario, de 49 años, apareció en los medios cuando la ex fiscal venezolana Luisa Ortega Díaz le acusó en 2017 de ser uno de los testaferros de Maduro.

Saab, nacido en la ciudad colombiana de Barranquilla y de origen libanés, está relacionado con varias empresas, entre ellas Group Grand Limited (GGL), acusada de suministrar alimentos y víveres con sobreprecios a la Administración de Maduro. El empresario y tres hijastros de Maduro se lucraron de estas operaciones con “cientos de millones de dólares”, según las autoridades estadounidenses.

Con información de EFE