Washington anunció un nuevo paquete de medidas contra más de un centenar de individuos y entidades asociadas a los sectores metalúrgico, minero, financiero, tecnológico y militar del Kremlin, así como contra 30 ciudadanos acusados de colaborar con Moscú

El secretario de Estado estadounidense, Antony Blinken, y el ministro de Exteriores de Rusia, Serguéi Lavrov, se reunieron brevemente en una cumbre de cancilleres del G20 en India. (REUTERS)

El Departamento de Justicia de Estados Unidos anunció la contratación de 25 fiscales adicionales para aumentar los controles relativos a las sanciones impuestas a Rusia, según lo confirmó el “número dos” del organismo judicial estadounidense, Matt Olsen.

“Es parte de los esfuerzos por asegurar que las compañías y terceros no ayuden a Rusia a evadir las sanciones, después de haber comprobado que, hasta ahora, este tipo de violaciones por parte de algunas compañías se han dado a menudo”, indicó.

Ya en febrero se creó un grupo dedicado en exclusiva al control de estas exportaciones ilegales en el campo de la tecnología, para que no tuviesen como destino final países o entidades extranjeras en conflicto con Estados Unidos.

Hace una semana, Washington anunció un nuevo paquete de sanciones, las más duras hasta ahora, contra más de un centenar de individuos y entidades asociadas a los sectores metalúrgico, minero, financiero, tecnológico y militar de Rusia, así como contra 30 ciudadanos y entidades de otros países acusados de colaborar con Moscú, en una de las medidas más enérgicas de este calibre desde el comienzo hace un año de la invasión rusa de Ucrania.

Entretanto, el secretario de Estado estadounidense, Antony Blinken, y el ministro de Exteriores de Rusia, Serguéi Lavrov, se reunieron brevemente el jueves en una cumbre de cancilleres del G20 en India, en la primera reunión de alto nivel entre los dos países en meses.

Según funcionarios estadounidenses, Blinken y Lavrov charlaron durante unos 10 minutos en un aparte de la reunión del Grupo de los 20 en Nueva Delhi. El breve encuentro coincide con el enfriamiento de la relación entre Washington y Moscú y el aumento de las tensiones por la guerra de Rusia en Ucrania.

En una conferencia de prensa, Blinken afirmó que le dijo a Lavrov que Estados Unidos continuará apoyando a Ucrania durante el tiempo que sea necesario y presionará para que la guerra termine a través de los términos diplomáticos que Kiev acepte.

“Pongan fin a esta guerra de agresión, participen en una diplomacia seria que pueda producir una paz justa y duradera”, dijo Blinken que le indicó a Lavrov. Sin embargo, señaló que “el presidente Putin ha demostrado cero interés en participar, diciendo que no hay nada de qué hablar hasta que Ucrania acepte la nueva realidad territorial”.

Blinken dijo que también instó a Rusia a revertir “su decisión irresponsable y volver a” participar en el tratado nuclear New START.

Lavrov, que no mencionó haber hablado con Blinken, le aseguró a los periodistas que Moscú seguirá presionando con sus acciones en Ucrania. (AP)

“El cumplimiento mutuo es de interés para nuestros dos países, dijo Blinken a Lavrov, y agregó que Estados Unidos siempre estuvo dispuesto a discutir el control de armas con Rusia sin importar los roces que haya en la relación bilateral.

Lavrov, que no mencionó haber hablado con Blinken, le aseguró a los periodistas que Moscú seguirá presionando con sus acciones en Ucrania. Se encogió de hombros ante las afirmaciones occidentales sobre el aislamiento de Rusia y dijo que “no nos sentimos aislados. Es Occidente el que se ha aislado a sí mismo y eventualmente se dará cuenta de ello”.

(Con información de Europa Press, AP y EFE)