Un ‘ciclón bomba’ en desarrollo ha puesto bajo alerta desde el estado de Washington hasta Maryland, cubriendo a más de 50 millones de personas, según el Servicio Meteorológico Nacional, y se espera que ese número aumente en los próximos días.

Así, para millones de estadounidenses en una gran parte del país, la semana de vacaciones comienza con temperaturas bajo cero implacables que se hacen aún más duras por la fuerte nevada que se espera este martes y este miércoles en varios estados del centro y noroeste, reseña CNN.

«Ciclón bomba» es un término utilizado por un meteorólogo para describir una tormenta que se fortalece rápidamente. Concretamente se trata de una caída de 24 milibares (término utilizado para medir la presión atmosférica), en 24 horas. Suelen ocurrir con los vientos del noreste invernales, pero en este caso se espera que ocurran en las Llanuras, debido a la diferencia de temperaturas extremas entre el aire cálido y húmedo antes de la tormenta y la masa de aire del Ártico extremo que ingresa desde Canadá.

Este martes, el extenso sistema meteorológico provocaba temperaturas peligrosamente frías y nieve en Montana, Dakota del Norte, Dakota del Sur y la mayor parte de Minnesota, donde las temperaturas máximas permanecerán por debajo de cero, según los meteorólogos del Servicio Meteorológico Nacional.

«Además de las temperaturas brutalmente frías, son posibles valores peligrosos de sensación térmica de 35 a 55 grados bajo cero hasta el final de la semana en estas zonas», dijo este lunes el Centro de Predicción Meteorológica.

Las condiciones de la ventisca podrían obligar al cierre del aeropuerto O’Hare durante el pico de la tormenta y probablemente provoque la cancelación de cientos de vuelos solo en Chicago.