El Gobierno del presidente Nicolás Maduro rechazó este sábado la extensión por un año de las sanciones económicas impuestas por la Unión Europea (UE) contra diecisiete funcionarios del Ejecutivo venezolano, por presuntamente «socavar la democracia» y «violar derechos humanos» en el país.

De esta manera, la Administración de Maduro, a través de un comunicado de la Cancillería publicado en redes sociales, rechazó la «desafortunada decisión» de renovar las «medidas coercitivas unilaterales (que van) en contra del pueblo venezolano».

«Se pretende insistir en una estrategia completamente errónea, con la que la UE no ha logrado, en los últimos cinco años, cumplir su objetivo de derrocar al gobierno ni apartar a nuestro pueblo del rumbo político consagrado en nuestra Constitución», reza el escrito difundido por el canciller Carlos Faría.

Asimismo, el gobierno considera que la prórroga de las sanciones es una decisión incoherente «y constituye una bofetada» al Foro de París por la Paz, en medio del cual, ayer, representantes del oficialismo y la oposición sostuvieron una reunión para buscar salidas a la crisis política, con el auspicio de Francia, Colombia y Argentina.

«Repudiamos la política insana de recurrir a estas herramientas de chantaje político, contrariando los principios democráticos y de derechos humanos, instituyendo una peligrosa práctica contraria a los principios del derecho internacional y la coexistencia pacífica entre los Estados», prosigue el comunicado.