Venezuela: la oposición anunció su boicot a las próximas elecciones legislativas

27 partidos políticos de oposición, incluidos todos los que en la actualidad tienen representación parlamentaria en la Asamblea Nacional, anunciaron que no participarán en los comicios legislativos del próximo 6 de diciembre. En un comunicado, los adversarios del Gobierno del presidente Nicolás Maduro explicaron que se mantendrán al margen por tratarse de un «fraude electoral» e instaron a la comunidad internacional a que rechace el proceso.

Los principales grupos de la oposición venezolana se comprometieron a boicotear las elecciones legislativas, programadas para el próximo 6 de diciembre. 27 partidos políticos emitieron un comunicado en el que aseguraron que los comicios serán manipulados por el partido socialista gobernante y que participar equivaldría a «colaborar con la estrategia de la dictadura».

«Habiendo agotado todos nuestros esfuerzos nacional e internacionalmente para que tuviéramos un proceso electoral competitivo (…) las organizaciones políticas democráticas de Venezuela manifestamos (…) que, de manera unánime, decidimos no participar en el fraude electoral convocado por el ‘régimen’ de (Nicolás) Maduro», sostiene en su opinión dicho pronunciamiento en conjunto.

Se trata de una medida esperada -luego de una serie de intervenciones recientes del Gobierno del presidente Nicolás Maduro-, tanto en el Consejo Nacional Electoral (CNE) como en los partidos de oposición.

Sin embargo, esta decisión contra «el fraude electoral» también allana el camino hacia una pérdida del control de los opositores en la Asamblea Nacional, lo que podría complicar la posición del autodeclarado presidente Juan Guaidó.

En una hazaña similar, en 2018, los adversarios de Maduro boicotearon su reelección. Y hoy la oposición lo etiqueta de nuevo como usurpador.

La antesala de la decisión de los opositores

El descontento de los adversarios políticos del líder chavista se produjo luego de que la administración de Maduro nombrara a directores del CNE, encargado de supervisar las elecciones. Una decisión que, según la Constitución del país, le corresponde a la Asamblea Nacional, actualmente de mayoría opositora.

Así designó como presidenta a la juez Indira Alfonzo, sancionada hace dos años por Canadá, acusándola de participar en el supuesto fraude que favoreció la reelección del líder oficialista.

Asimismo, el Tribunal nombró en puestos de liderazgo de los partidos políticos de oposición, a figuras, a la sombra del partido gobernante, ampliamente conocidas como aliados del chavismo.

Esa movida se produjo en los llamados G4, las cuatro grandes agrupaciones opositoras: el partido Voluntad Popular, liderado por Leopoldo López, así como en los partidos Primero Justicia (Henrique Capriles), Acción Democrática y Un Nuevo Tiempo, que colectivamente constituyen la mayor parte de la representación de la oposición en la legislatura.

«Venezuela, una nación que atraviesa una crisis humanitaria que también está sometida a una dictadura criminal y opresiva, merece elecciones libres, democráticas y transparentes», explicaron este domingo los 27 partidos en el comunicado.

Apuntaron de forma directa al presidente Nicolás Maduro de impedir elecciones independientes y democráticas. «El ‘régimen’ de Nicolás Maduro, usando el control que ejerce sobre todos los poderes públicos en Venezuela, acabó con la posibilidad de tener cualquier tipo de elección libre y competitiva», sentenciaron.

Los adversarios del chavismo también reclaman “el restablecimiento del derecho al sufragio para todos los venezolanos”. Eso incluye a los cerca de cinco millones de ciudadanos que migraron, según Naciones Unidas.