Contratista naval estadounidense le exige a Venezuela el pago de 138 millones de dólares

La contratista naval de defensa estadounidense Huntington Ingalls Industries Inc se sumó a la larga lista de acreedores que exige que se cumpla con un fallo contra Venezuela que dio un tribunal de Misisipi. Así se informó en los documentos judiciales presentados el viernes 31 de julio.

El tribunal emitió una sentencia contra el Ministerio de Defensa de Venezuela quien le debe ahora 138 millones de dólares a la contratista naval. Huntington Ingalls Industries acusó al ministerio de no cumplir con el pago de unas reparaciones a dos buques de la Armada del país.

Las labores de reparación comenzaron antes de que se dificultaran las relaciones entre Washington y Caracas, durante el gobierno del expresidente Hugo Chávez. Desde entonces, la economía en el país, donde hay multimillonarias reservas de crudo, ha colapsado bajo el gobierno de Maduro. Ahora, Venezuela le debe miles de millones de dólares a varios acreedores.

El viernes Huntington Ingalls registró el fallo en la corte federal de Delaware. Asimismo, solicitó que el caso se le asignara al juez que lleva el juicio de la minera canadiense Crystallex. Esta otra compañía intenta cobrar las deudas de Venezuela con una participación en el refinador estadounidense Citgo Petroleum Corp.

“Anticipamos que Ingalls luego presentará una petición para un escrito de apego sobre PDV Holding, matriz de Citgo, y se pondrá en la lista”, escribió Russ Dallen. Este empresario es socio gerente del banco de inversión boutique Caracas Capital Markets.

Ni Huntington Ingalls ni el Ministerio de Información de Venezuela respondieron de inmediato a las solicitudes de comentarios.

Las sanciones de Estados Unidos prohíben tomar las acciones de PDV Holding. La protección forma parte de un esfuerzo de la administración de Donald Trump por mantener a Citgo bajo el control de la oposición. La licencia expira en octubre, aunque en períodos anteriores ha sido renovada. Pdvsa utilizó el paquete accionario de su filial Citgo como garantía para sus bonos con vencimiento en 2020 y para un préstamo de 2017 de la petrolera estatal rusa Rosneft.