Alarma en la Champions League: Liverpool no podrá viajar a Alemania para enfrentar al Leipzig y el partido es una incógnita

Este jueves se confirmó que al Liverpool no se le permitirá ingresar a Alemania para el partido de la Champions League contra el RB Leipzig debido a las estrictas reglas de entrada impuestas por la pandemia del coronavirus, según informó el Ministerio del Interior germano.

“La policía federal alemana informó hoy a RB Leipzig que el caso descrito no cumple con los requisitos para una excepción” a las restricciones de viaje, señaló el Ministerio del Interior a la agencia de noticas AFP en un comunicado, por lo que por el momento no hay sede para la disputa del duelo.

Esto es una señal de alarma para la UEFA que deberá resolver de manera urgente qué hacer con esta situación ya que quedan 12 días para el gran partido por los octavos de final. A su vez, esta noticia pone en alerta también al Sevilla que el 9 de marzo debe visitar al Borussia Dortmund y a Lazio, que el 17 hará lo propio ante el Bayern Múnich, aunque habrá que ver si para ese entonces la situación sigue siendo la misma.

Según la filial deportiva de AFP, SID, los equipos ahora buscan una ubicación alternativa en territorio neutro. Lo cierto es que hasta el momento el organismo que rige el fútbol europeo aún no se ha manifestado.

Angela Merkel deberá definir si extiende las medidas de restricción (EFE)

El organismo de salud del Instituto Robert Koch informó este jueves 14.211 nuevos casos, 786 muertes y una tasa de incidencia de 81, todavía muy por encima del objetivo de 50 que los políticos alemanes han establecido como criterio para la reapertura. La canciller Angela Merkel y los líderes de los 16 estados de Alemania se reunirán el miércoles para decidir si extienden las restricciones después de que expiren el 14 de febrero.

por su parte, el ministro de salud, Jens Spahn, sugirió hoy que las restricciones al coronavirus podrían levantarse antes de la primavera, ya que el número de casos en el país continúa descendiendo. “No podemos quedarnos en este duro encierro todo el invierno. No toleraríamos tan bien como sociedad”, dijo en una entrevista con el grupo de medios Funke.

Alemania entró en un bloqueo parcial en noviembre, cerrando bares, restaurantes e instalaciones culturales y deportivas. Las escuelas y las tiendas no esenciales se agregaron a la lista a mediados de diciembre, y las reglas sobre el uso de máscaras y el trabajo desde el hogar se endurecieron en enero en medio de preocupaciones sobre las nuevas variantes del virus.