Luego de que desviaran su vuelo, el opositor ruso Alexéi Navalny logró regresar a Moscú

Un avión de Berlín que transportaba al opositor ruso Alexéi Navalny aterrizó en el aeropuerto Sheremetyevo de Moscú. La nave tenía previsto aterrizar en el aeropuerto de Vnukovo, pero minutos antes de tocar tierra, la terminal aérea cerró sorpresivamente por “razones técnicas”, según el servicio de prensa de la aerolínea Pobeda.

El opositor ruso Alexéi Navalny volvió a Moscú tras varios meses de convalecencia en Alemania tras sufrir un envenenamiento, pese a las amenazas de detención de la justicia rusa.

Según periodistas de la AFP a bordo del avión, el piloto anunció en un primer momento un retraso de 30 minutos a causa de un “problema técnico”, antes de indicar que el aparato se dirigía hacia Sheremétievo.

En el otro aeródromo, donde le esperan decenas de sus partidarios y donde se encuentran agentes antidisturbios, las fuerzas del orden detuvieron a varios de sus aliados, indicó en Twitter Ivan Jdanov, uno de los más allegados colaboradores del opositor. Entre los arrestados está su hermano.

(AFP)

Hacia las 14 GMT, el avión despegó desde Berlín. A bordo, el político subió un video junto a su pareja y escribió: “Nos vamos a casa”. Además, dijo a los reporteros del vuelo que es inocente y que no teme ser detenido.

“Tengo la fila de la suerte, la 13”, dijo. “Tengo todo el derecho a regresar a casa”, añadió, en relación a la orden de busca y captura que pesa sobre él. “Quiero expresar mi más profundo agradecimiento. Gracias a todos, espero que todo irá bien. Hoy soy muy feliz”, declaró, tras ser conducido por la policía alemana directamente a su avión junto a su esposa Yulia.

En la víspera de su partida, el opositor también había dado las gracias a los médicos, policías y políticos alemanes que conoció durante los cinco meses que pasó en el país. “Gracias, amigos”, escribió en Instagram.

Navalny agradeció a los alemanes por la atención recibida

Desde que el principal enemigo de Vladimir Putin anunció el miércoles su intención de regresar, los servicios penitenciarios rusos (FSIN) le advirtieron y aseguraron que se verán “obligados” a detenerle por violar las condiciones de una condena con suspensión de pena que le impuso la justicia en 2014. Navalny, de 44 años, no hizo caso de esas maniobras que, según él, están destinadas a “amedrentarlo”.

Seguidores de Navalny lo esperan en el aeropuerto Vnukovo de Moscú (Reuters)

La principal figura de la oposición rusa cayó súbitamente en coma en agosto, cuando regresaba de un viaje a Siberia. Inicialmente fue hospitalizado en Omsk, una gran ciudad de la región, pero fue evacuado unos días después a un hospital de Berlín tras la presión de sus allegados.

Tres laboratorios europeos concluyeron que el opositor fue envenenado con un agente nervioso del tipo Novichok, desarrollado en la época soviética, una conclusión que confirmó la Organización para la Prohibición de Armas Químicas (OIAC) pese a que Moscú lo ha negado.

El opositor acusa a los servicios especiales rusos (FSB) de haber tratado de asesinarle por orden directa de Vladimir Putin.

Sin embargo, las autoridades rusas acusaron a los servicios secretos occidentales y hasta a la higiene de vida de Navalny. Hasta ahora, Moscú se ha negado a abrir una investigación para descubrir lo que le ocurrió a Navalny, debido al supuesto rechazo de Alemania a compartir sus informaciones con Rusia.

Traslado de Navalny tras el envenenamiento (Reuters)
Policías en la terminal aérea (Reuters)
Despligue policial en el aeropuerto moscovita (AFP)

Enemigo de Putin

Pese a que la prensa nacional lo ignora prácticamente, ni está representado en el Parlamento ni es elegible, Navalny sigue siendo la principal voz de la oposición en parte gracias a su canal de YouTube que cuenta con 4,8 millones de abonados y a su organización, el Fondo de Lucha contra la Corrupción (FBK), que denuncia la corrupción de las élites.

Pese a los allanamientos, las presiones y las condenas a penas cortas de cárcel a Navalny o sus aliados, éste ha logrado organizar varias manifestaciones muy seguidas en los últimos años, y ha provocado varios reveses al poder en elecciones locales.

Su fama sigue siendo limitada fuera de las grandes ciudades. Un sondeo del centro independiente Levada de septiembre concluía que solo el 20% de los rusos aprueban sus acciones.

Para los expertos, el regreso anunciado de Navalny es una piedra en el zapato del Kremlin: dejarlo libre sería una demostración de debilidad y encarcelarlo amenazaría con provocar un nuevo escándalo.

(Con información de AFP)