PDVSA se prepara para impulsar la mezcla de petróleo e importa diluyentes iraníes

La estatal venezolana PDVSA se está preparando para recuperar una parte de la producción petrolera perdida en los últimos meses impulsando las operaciones de mezcla de crudo en su principal región productora, la Faja del Orinoco, según fuentes y un documento de la compañía.

Las sanciones estadounidenses impuestas desde 2019 han privado a PDVSA de los diluyentes que importa para producir grados de crudo exportables. Las sanciones cortaron su base de clientes y la cantidad de propietarios de petroleros dispuestos a trabajar con la empresa, lo que provocó que las exportaciones de petróleo cayeran a sus niveles más bajos desde la década de 1940 y redujeron considerablemente la producción de PDVSA.

PDVSA y sus empresas conjuntas produjeron 336.000 bpd de crudo a fines de agosto, mostraron cifras internas de la empresa. Solo un año antes, la producción del país era de 933.000 bpd, según cifras informadas a la OPEP. Las exportaciones de petróleo de Venezuela son la mayor fuente de ingresos externos del país.

Hace dos semanas, PDVSA reinició las operaciones de mezcla en la empresa conjunta Petrosinovensa, que comparte con China National Petroleum Corp, luego de meses de parálisis. Ahora está procesando 64.500 barriles por día de petróleo crudo diluido (DCO) para producir alrededor de 77.000 bpd de crudo exportable Merey, según el documento.

El domingo, PDVSA terminó de descargar un paquete de 500.000 barriles de condensado iraní para otra empresa conjunta, Petropiar, operada con Chevron Corp, con sede en Estados Unidos, con el objetivo de impulsar las operaciones de mezcla allí, también mostró el documento.

El condensado, que se utilizará para diluir el crudo extrapesado de Venezuela, llegó el fin de semana pasado al principal puerto petrolero del país, José, en un transportador de crudo muy grande (VLCC) sin nombre. El servicio de seguimiento TankerTrackers.com identificó el barco como Caballo con bandera de Irán mediante el uso de imágenes de satélite.

PDVSA no respondió a una solicitud de comentarios.

Se desconoce el contenido completo del envío desde Irán, pero se espera que PDVSA también utilice nafta pesada importada como diluyente para reactivar la producción, dijo una de las fuentes.

PDVSA está luchando para entregar crudo pesado Merey a sus clientes en Asia y Europa debido a problemas de calidad, según documentos de la empresa.

Los problemas, que han causado retrasos en las exportaciones, están obligando a la empresa a reemplazar los cargamentos programados de crudo Merey por otros grados, incluidos Hamaca y Leona 24, según los documentos.

PDVSA planea cambiar una parte de su producción de crudo de la Faja del Orinoco, actualmente centrada por completo en Merey, a DCO, dijeron las fuentes.

La compañía también espera seguir agotando los inventarios de petróleo, ya que el almacenamiento casi completo debido a la falta de compradores en los últimos meses la obligó a recortar la producción. Al 14 de septiembre, sus existencias de crudos pesados ​​de la Faja del Orinoco habían disminuido a 8,15 millones de barriles desde casi 15 millones de barriles hace tres meses.

Se espera que tres embarcaciones separadas que transportan combustible iraní con destino a Venezuela, Forest, Fortune y Faxon, comiencen a llegar a fines de este mes, según los datos de Refinitiv Eikon, para aliviar la aguda escasez de gasolina del país.