Ofrecen suministro de 60 litros de gasolina al mes a pacientes renales

un acuerdo para el suministro de 30 litros de gasolina cada 15 días llegaron este viernes los pacientes renales con Alfonsina Romero, directora del Hospital Universitario de Maracaibo (HUM), representante de la autoridad regional.

El plan de contingencia contempla que 848 de estas personas con insuficiencia renal crónica registradas en la lista presentada a Romero por sus representantes surtirán de combustible sus vehículos a partir de este lunes 14 de septiembre en la estación de servicio Carro Chocado, al final de la circunvalación 2, a partir de la 1.00 de la tarde.

El despacho se realizará en dos grupos por semana, repartidos a su vez en subgrupos de, aproximadamente, 100 vehículos de dos unidades por día, los lunes, miércoles, viernes y domingo por grupos, según acordaron.

José Luis Tello, representante de los dializados del HUM, reconoció que por primera vez “se dignaron a hablar cara a cara con nosotros, porque no nos tomaban en cuenta, sino que hacían sus planes, pero nunca se sentaban a hablar con nosotros. Esto gracias a las presiones realizadas en las protestas en la calle y a los medios de comunicación”.

Señaló que el suministro de 30 litros de gasolina para 100 vehículos interdiarios fue la oferta que recibieron de parte del Ejecutivo regional.

“No estamos ciento por ciento satisfechos, pero nos pusieron las cartas sobre la mesa, se sinceraron con que no hay gasolina y lo que tienen para nosotros son 30 litros para 100 carros interdiarios hasta el 1 de octubre, porque el gobernador se comprometió que partir de octubre nos iba a solucionar el problema volviendo al plan de suministro anterior de una vez por semana”, explicó.

Añadió: “Nosotros mismos nos organizamos y elaboramos el cronograma para el surtido”.

“Nos dijeron que no hay gasolina, pero no quedamos totalmente satisfechos, porque son solo 30 litros cada 15 días y eso es insuficiente”, indicó Jesús Campos, del Centro de Diálisis de Occidente (CDO).

Acotó que la cantidad es insuficiente porque algunos de ellos viven muy retirados de los centros, a los que acuden tres veces por semana, y porque necesitan contar con gasolina también para cualquier emergencia que se les presente por tratarse de enfermos crónicos.

“Por eso a veces tengo que dejar ir a dializarme una de las tres veces a la semana, y eso me va deteriorando cada vez más”, aseveró.

“Nos estamos muriendo”

En ese sentido, Jader Afanador, del Centro El Sol, advirtió: “Nos estamos muriendo por falta de diálisis porque no podemos ir por falta de gasolina, con una diálisis que dejemos de hacernos recaemos y si son dos es peor, porque, además, a veces nos dan solo hora y media de tratamiento y quedamos mal dializados por tantos problemas. Poco a poco nos estamos muriendo”.

Cabe destacar que los pacientes renales llevan varios meses exigiendo con protestas de calle combustible para acudir a las diálisis durante la cuarentena.

Durante este tiempo han denunciado que son engañados por la autoridad regional al ser “peloteados” de las estaciones de servicio a la Zona Operativa de Defensa Integral (Zodi), de allí a la Secretaría de Salud y de allí de nuevo a las estaciones de servicios, sin resultados concretos.

Además, al ofrecerles jornadas de suministro que no se concretan y, principalmente, al no tratarlos como sector priorizado que son con un plan efectivo.

Únicamente consiguen que, para calmar la protesta y quitárselos de encima, a algunos de sus vehículos les echan gasolina, pero no a todos y tampoco de manera permanente.

Si no presionan no les surten, porque no hay política social para atenderlos como requieren.

Han reportado además, que “no nos atienden como merecemos, porque vamos a las bombas a pedir ayuda y los policías y los militares se niegan a surtirnos, cuando nosotros debemos ser prioridad porque necesitamos gasolina para vivir”, dijo Carlos Romero, del Centro El Sol.

“Ruta ineficiente”

También denunciaron que la ruta de transporte que les asignaron, a la que se ven obligados a recurrir cuando se quedan sin gasolina quienes tienen vehículo, resulta inoperante, sentenció Afanador.

“Nos colocaron un transporte que es ineficiente, porque no no pasa cerca de nuestras casas y algunos tenemos que tomar dos carritos, con pasajes a 150 bolívares, cuando además no hay efectivo, para llegar a las paradas”, contó Campos.

Muchos de ellos, entre quienes se cuentan personas con problemas cardíacos y en sillas de ruedas, se ven obligados a caminar largos trayectos para ir y venir a las unidades.

“Esa ruta ni siquiera cumple con el 60% de los pacientes, porque muchos están caminando porque los dejan muy lejos de sus casas. Hay pacientes que no pueden ir allí porque están en silla de ruedas”, puntualizó Tello.

Todos coincidieron en que el suministro de combustible para los pacientes de las 13 unidades de diálisis que funcionan en Maracaibo debe hacerse, solo por la contingencia, al menos una vez a la semana, como cuando se realizaban jornadas dominicales hace cuatro meses, aunque sea unos 30 litros.